domingo, 30 de marzo de 2014

Cowboy de Medianoche


Carta abierta a Daniel Vila.

Camarada, he reconocido en tu ciudad de pasarela la cúspide de nuestros héroes. He caminado junto a ti en esa maraña metropolitana a altas horas de la madrugada, pensando en el amor que dejamos tan sólo a diez minutos de casa. Nos hemos portado bien, a veces mal, como vagabundos en la puerta de cualquier iglesia, la cual, más de una vez recibió nuestras plegarias. Pero vivimos el triunfo y ¿Por qué no? Se podría decir que hemos cortado las dos orejas y el rabo. Te explico:

Me has enseñado posiblemente una de las lecciones más importantes de mi vida con la desmitificación de la ciudad a favor de la identidad de las personas, en tu amor por Buenos Aires o en tu constante huida. 

Es cierto que quisimos enseñar a amar. También lo es que amamos como prófugos de una constante penitencia, con el yugo cercando nuestro cuello. Comportándonos como seres condicionantes de las reglas que nos impusieron los versos de Machado o lienzos de Pollock.

Tú, adorable misántropo de masas y musas, te reconocerás como amante bandido de la selva de barro, que nunca consiguió domar al eterno salvaje de tu bestia rock.

Son horas frágiles de acero dilatado por las arterias de la metrópolis, con las riñas del metro y Dylan en la cama. Has vivido como Quijote en tu mundo de Madrid... Porque Madrid, amigo mio, te pertenece, forma parte de ti y lo llevarás contigo allá por la avenida de Mayo o en el corazón de Triana.

Amigo, yo nunca busqué la capital. Como un templario con causa, yo siempre quise buscarte. Y honrado en mi dicha de conocer tu perfil de Bunbury, no puedo más que sonreír y pensar que allí donde vayas tendré un amigo, un hermano y un héroe.

sábado, 29 de marzo de 2014

La amistad de los barcos.



Carta abierta a Carlos Domínguez







  Dilecto camarada, mi currículum se dilata entre latas de coca cola con nombres de mujer y envases al vacío. 

   Bien, ¿sabes qué pasa? Que tengo muchas ganas de hacer Sevilla y cuento las horas. En realidad, cuanto antes fuera mejor. Pero no confundamos mis ganas irracionales con las posibilidades reales.


  A mí me gusta mucho el verso ese de Quevedo de "solamente lo fugitivo permanece y dura". He dedicado mis últimos cuatro años de vida a parecerme a la obra de Quevedo. No sé si lo he conseguido pero, a buen seguro, mis biógrafos tendrán suficiente material para explayarse... Yo que tantas noches atravesé en triunfo los arcos de Madrid. Yo que más que un escritor hubiera querido ser matador de toros...


  Me gustaría pensar que, aunque no sea políticamente correcto decirlo en estos días, somos andaluces ocultos. Al fin y al cabo, como Cernuda decía "Andalucía es un sueño que unos cuantos andaluces llevan dentro".


  Con la edad aprendemos a envolvernos en pliegues cada vez más ondulantes. Es decir, que la máscara se convirtó, al fin, en nuestra verdadera personalidad. 


  ¿Otra perogrullada? Blaise Pascal dijo: "Vale más saber alguna cosa de todo, que sberlo todo de una cosa". Esta afirmación nos lleva a los clásicos otra vez.  Cervantes escribía que ninguna semejanza hay que más al vivo nos represente lo que somos y lo que hemos de ser, como la comedia y los comediantes. ¿Solución aparente? Quedarse colgado como un cuadro de Umberto Boccioni en la pared de papel de nuestra amante favorita.


  En estas mis últimas horas en la ciudad que me vio crecer, pienso en ella. ¿Quién en el beso termina el beso? Nadie se conoce hasta que no se pierde en la boca de su semejante mujer.


Todo es bello en el arte cuando la crueldad es un témpano de hielo derritiéndose.





Mátame suavemente.






Odio acabar así
pero alguno de los dos
tenía que poner fin a esto...



viernes, 28 de marzo de 2014

El Sol interno



Tras el convento, los jardines, los ríos,
detrás de la Boca, los Brazos, los Senos,
habita en silencio el gran Sol interno
que ya se ha olvidado, y en éxtasis pío
otorga a personas, lugares y eventos
aquel ideal que llaman Sentido. 

No está en el rugido o el trino
ni a nado, ni andando en silencio,
pues he de contaros, si es que no miento,
que son cuerdas finas, pues es Sol herido,
las que lo disuaden de caer al vacío
de las manos sucias y del maleficio
de aquellos que juegan a vivir en frío,
y nacen y mueren sin orden ni concierto,
pues quieren que extinga su candor elíseo:
prefieren tornar su color mortecino
y que allí dentro se apague su brillo
para descansar en su gran desatino
y al fin devolver sus conciencias a un muerto.




jueves, 27 de marzo de 2014

Perspectiva

"Ensimismado en los hemisferios del plástico hundidos en su carne. Transgrede los límites del dolor o descubre los paradigmas de la revolución marxista, a la vez que remueve poliestireno de su herida. Fue así como el joven estúpido realzó su visión de tierno practicante de sexo y oración. Creando escuela en las piernas inalcanzables que se confunden con astros.
Fue vomitado por los huraños del clasicismo.
Fue maltratado con garras que le produjeron tal placer que buscó obsesivamente un pozo tan negro como su ano.
Encontró a un tipo viejo que lo llevó tan lejos que perdió la noción de un espacio ridículo."

Si trazamos una perspectiva menguante 'El Niño de Vallecas' de Velázquez


De cómo el arte tiene la culpa de Hiroshima (Adivinanzas)


1- Fue pintor impresionista antes que político.
2- En 1907 y 1908 acudió a Viena para inscribirse en una de las escuelas de arte más prestigiosas del circuito europeo.
3- Ambas inscripciones fueron rechazadas.
4- Se le negó la entrada por la simple razón de que adolecía de “ineptitud para la pintura".

 El joven de la historia es Adolf Hitler, personificación de la maldad por mucho tiempo.

Os queremos desnudas o no os queremos.






Como una viñeta manga en el cómic más pulp americano apareciste sin previo aviso.

Tarareabas 'Skeleton tiger' totalmente puesta de postmodernidad y otras basuras.

Como una víctima frente al paredón me fusilaste en una escena de Stan Lee.

Decías preferir Akira a reducirte a un estereotipo de mujer estándar yanqui. 

Ahí supe que estabas loca.  




Grandes trolas de la historia de la Humanidad.






1) The Doors

2) David Lynch

3) Jackson Pollock

4) Radiohead

5) Lars Von Trier

6) Mark Zuckerberg

7) Pep Guardiola

8) Berlin

9) Skrillex

10) San Vicente Ferrer

miércoles, 26 de marzo de 2014

En la pista



Ella cruzó la pista
Yo me fijé en sus piernas
- ¿Oye, me invitas a una copa?
No tenía pasta.
- ¿Vas a sacarme a bailar al menos?
Estaba hecho.
Nos pegamos.
Nos mordimos.
- ¿Me llevas a tu casa?
Tuvo que pagar el taxi.
Qué poca seriedad.
Lo hicimos.
Sólo una vez.
Luego se vistió.
Esperaba no tener que pagar.
- ¿Te dejo mi número?
No podía ser mejor.
- Hasta otra.
Una buena noche.
Hacía tiempo
que no me veía
sin pantalones.

Otro día.
Nos volvimos a encontrar.
En el mismo lugar.
Iba de pelirroja.
Yo pretendía ser el mismo.
Era el rey de la pista.
Un Elvis de una ciudad pequeña.
Estaba pasada.
Se fue con otro.
Traté de tomarlo con deportividad.
Si, la noche no había terminado.
Iba directo al precipicio.
Esta vez,
no me ahogué tan rápido
como pensaba.

Los que te llamábamos Adolfo

Adolfo, rejuveneciste la libertad auténtica de un pueblo con acné. Como un actor de Hollywood, asumiste, en un papel de rey de farándulas, la amnesia de tu España hastiada, que bebió en tu aliento el cáliz de tu sombra.

Los que te llamábamos Adolfo, preservaremos cada día el legado histórico de Suárez.

Padre sólo hay uno.



martes, 25 de marzo de 2014

Tizas patafísicas para un martes de carnaval.








Cuarenta y tres años después, todo lo que estás haciendo huele a pólvora. Has fijado con martillo y clavos las frases de tu canción. Se sostienen sin artificio. A nadie sorprende el resplandor del edificio. Tus personajes forman parte del inconsciente colectivo de toda una nación lingüística: caricaturas rebeldes contra criaturas intrauterinas designadas por el Dedócrato del Poder Reinante.

Reptil de lupanar, ¿cómo hallaste la alquimia definitiva de la canción?  Una de tus monomanías favoritas es rendir culto a la rima de la esgrima bajo el sabinesco seudónimo de Ciudadano García. Personaje de carne hueso,reevolucionario de verdad: tábano incansable que a nadie baila el agua, sino que la revuelve. 

¿En qué mundo vivimos? En aquél que presume del delito impune. ¿Lo normal es ser narco o puta con grifa? Sí, por supuesto. Desgraciadamente se han creado (y establecido) unos modelos de esclavitud moral. No puede ser. Es un submundo alimentado por las redes sociales.

En el sacerdocio digital sobran feligreses y faltan capellanes. A esos sujetos despreciables les estaría bien empleado un escarnio público. Ahora que todo lo que era sólido se licúa, necesitamos de tus canciones más que nunca. Hiere, intriga y despista la línea de la memoria divisoria entre la vida y la muerte. ¡Qué suerte de aquél que se despoja de ellas sin miedo trémulo alguno!

A su modo, la Red recupera el sentir de la ópera Tres centavos, de Kurt Weill y Bertold Brecht, en la crisis del 29.

Es desolador pasear por Gran Vía y no toparse con los anacrónicos burdeles de nuestro corazón. Ahora todos son tiendas de bragas. Ante este holocausto silencioso de los sentimientos no vendría nada mal acallarnos. El pase del olvido son notas a pie de página cual erratas galvanizadas. Pero aun visto esto, la sinceridad puede ser a veces un disfraz. Y la franqueza, otro. El sexo con amor es un atavismo que algunos sufrimos. Un rito de paso tan convexo que se presenta cual sufismo que, a veces, quieras que no, esgrimimos.
En el pasado del escenario, tal vez, fuiste un copy/paste mal ejecutado. Hoy ya pasas de lo contempopráneo. En el asfalto plateado por la luna la huella del poeta sigue suspendida en el aire. El último demiurgo del atraco perfecto para un beso robado en la jungla de asfalto.

¿Los chicos del barrio? Todos bien. Danielo sigue encoñado con Valentina Nappi y Pedro, felizmente, arrejuntado con la última rubia con la que le perdiste la pista. 



lunes, 24 de marzo de 2014

Pirómanos (II)


Quiero olvidar en tu espalda
el nombre de todas las mujeres,
como amantes extranjeros,
impasibles a "Breakfast in America".
Abrazando en los silencios del Punk,
los tatuajes de tus nalgas.
Mirarte de frente
para degollar doncellas
y morder nuestra piel esclava
a todas las noches de sexo.
Jugando con este mundo hastiado.
Imitando las rejas de su prisión.
Bebiendo en su aliento
el cáliz de tu sombra.
Uno contra el otro, en este lecho azaroso,
lienzo del erotismo más sado.
Aullando en las nieblas más profundas,
las circunstancias que me llevaron a ti.
Aunque estés escrita en la lengua
de mil mujeres.

La segunda transición.





No dejemos que la historia la cuente los vencedores
porque en España sólo hay vencidos.



En el bar (II)


Con el ruido del fútbol,
Se ve que juega el Madrid,
Champions league,
Partido irrelevante.
Mar embravecido de hombres cobardes
Donde hacer naufragar tu sequía.
Me mezclo con ellos
Por ocultar lo maricón
De  la escritura.
Salto, insulto
Celebro cada gol
Con pasión orgásmica
Sobre la jaula de mis cenizas Lovecraftianas.
Ronaldo le pega bien,
Buen chico,
Mete los goles
que ha fallado la hinchada de este local,
Cuando arruinaron la deudas
De sus musas,
Prorrogando un par de semanas
La horca de su penitencia,
Sólo para ver a un tal Casillas
Debajo del travesaño
Una semana  más.

Pirómanos (I)


Al correr el sprint final,
me olvido de tu vuelo
Empiezo a divagar
Oye, ¿Por qué Monet,
no pinto pintó
ninguna polla
en sus paraísos
Zen?

Quizá no quede ya nada
que nos diferencie.
Pero quiero saber de ti 
para acortar distancias
o apagar este incendio.

Destapar tu intimidad
con mentiras sin abrir,
que disfrazan nuestra piel de hombre,
para acabar en el eco de Dylan
Like a Rolling Stones.

Tal vez, si estallan los presagios de tormenta
encontremos la grandeza,
en los gritos de alarma,
 de quien nos avisó
esta inevitable colisión.

domingo, 23 de marzo de 2014

Descanse en paz, presidente.




Descanse en paz, presidente.


Vuelve la hoz al trigo (farsa de actualidad)


  
-¡Cucú! ¡Te tengo! Adivina quién soy
-A ver, dame alguna pista.
-Bueno, podemos decir que… soy la sensación política de la temporada.
-¿La infanta Elena?
-No, mujer, no. Venga, piensa. Alguien que os anda prometiendo el cambio que tanto esperabais.
-Mmmm.. Francisco I.
-¡No, justo lo contrario! Alguien que está harto del bipartidismo, del turnismo, de que siempre nos gobiernen los mismos y para los mismos…
-¡Ya lo tengo! ¡Eres un líder del 15m!
-No, hija, en el 15m no hay líderes. Podemos decir que formo parte de un fenómeno periférico, pero muy, muy importante.
-¿Sólo ibas cuando había borrachera?
-No, no. Soy parte de una plataforma que promueve el cambio. Ante la apatía, el desencanto con la casta política, los excesos del actual sistema, nos declaramos capaces de cambiarlo todo desde la raíz. Nuestro objetivo: unir a las víctimas de esta injusta situación en una plataforma abierta y plural.
-Ah, venga. Izquierda Unida.
-No, no soy un político profesional. Aunque nuestro eslogan va por esa línea: tú piensas que no puedes, pues nosotros pensamos que…
-¡Que “SÍ SE PUEDE”! ¡Ya lo tengo, eres de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca!
-No, no. Casi, pero no. Ellos lo formulan con un “se” impersonal: se trata de una acción sin sujeto. Nosotros apelamos al conjunto de los ciudadanos. Te invitamos a sumarte a nosotros, a ser agente activo de la transformación.
-“SÚMATE AL CAMBIO”. Ya lo sospechaba yo, Mariano...
-¡No, ibas bien encaminada! Sólo que, en lugar de ese frío “se”, utilizamos en la misma frase una primera persona del plural, para que nadie se sienta excluido.
-Ah… ¡YES, WE CAN!
-¡Felicidades, eres la primera española que se da cuenta! Caliente, caliente, pero no. Digamos que mi nombre es de esos que te marcan de por vida: un recuerdo imborrable de mi compromiso para con la izquierda.
-¿José María Izquierdo?
-¡No, no! Venga, te lo digo. Esto no tiene sentido, me rindo... Soy Pablo Iglesias.
-¡El histórico fundador del PSOE! ¡Aléjate de mí, espectro!               
-¡No, mujer, el de PODEMOS!
-¿Obama? Pensaba que tus tácticas de sustraer información eran más refinadas...
-Mira, soy el tipo ese de la coleta que se dedica a fustigar públicamente a los fachas en “Las mañanas de Cuatro”, “El cascabel del gato” de 13tv y, mi favorita: “El gato al agua” de Intereconomía.
-Pues hijo, la verdad es que no sintonizo mucho esas cadenas que me dices.
-Veamos si un breve currículum te sirve de algo. Soy profesor de Ciencias Políticas en la Complutense. Mi tesis doctoral fue, precisamente, sobre los nuevos movimientos sociales. Soy un joven teórico político, responsable, por ejemplo, de la noción de Círculo Podemos.
-¿Qué es eso?
-Digamos que organizas una reunión-tertulia-fiestuqui con tus colegas-familiares-novio y discutís propuestas de base que luego envías a la organización-canalizadora-del-descontento-social.
-Mmmm, eso me suena más. ¡Ah, ya! Creo que te confundes. Te refieres a lo que en los antiguos partidos comunistas se denominaba una “célula”. “Célula”, no “círculo”. Era igual que lo que me has contado, sólo que en lugar de “reunión-tertulia-fiestuqui” era “garantizar el pensamiento único y forzar la autocrítica cuando el militante se desviaba de él”, en lugar de hacerlo con “colegas-familiares-novio” era con “camaradas” y esa “organización-canalizadora-del-descontento-social” se llamaba “el Partido”.
-¿Cómo puedes acusarme de plagio con tanta ligereza? ¡¿Pero quién te crees que soy?!
-¡Ya lo tengo!.... ¡Vladimir Ilich Lenin!
-¡Enhorabuena! ¡Al fin lo has pillado!


sábado, 22 de marzo de 2014

Cuerpo de J







  Los regímenes dirigen a sus súbditos al pudridero prometiéndoles el paraíso del cielo en la tierra. Por un alto al fuego verbal se ha promovido cientos de guerras.

  Jóvenes intrépidos promueven la inestabilidad mientras un próximo Jean Cocteau se echa a perder en una de esas marchas de camisas negras por las calles del centro de Madrid.


  He procurado no olvidar mis remotas y ya desdibujadas humanidades en este proceso genuinamente totalitario de referéndum separatista. 



viernes, 21 de marzo de 2014

Las medidas perfectas.






1,60 cm
47 kg

Rosa keniana,
bestia mefistofélica del sexo,
multisápida,
erotomaniaca,
ciclogénesis explosiva...

Por favor,
no le quites la dignidad al dolor
y haz que el puñal de tu amor duela profundamente.

Sí,
estas son las medidas perfectas.

Palabra semítica.


Tercios de instintos.





La tibieza del calor entre las sábanas 
desvelan nuestras obsesiones de media noche.




miércoles, 19 de marzo de 2014

Aquiles sin talón.





El héroe para el pueblo.


Soberanía foránea.




  En el foro se trata de lo divino y de lo humano. La espiral del silencio cala en cada oriundo estratificándolo. Si la religión es una rama de la ciencia ficción no podemos afirmar en la dimensión tiempo. Y, así, de nada en nadería se nos presenta la posmodernidad como patrón filosófico genérico.

En la sophia perennis el hombre afianza su relación con el mundo y las esferas.

  Siempre hay una concatenación de hechos que obvia la génesis de las cosas. Los yunques y los crisoles de nuestras almas trabajan para el polvo y para el viento.


Desengañaos, somos física y química. 




En el bar (I)




De cómo acabé
En el bar
                               Pensando en ti
Sirviéndonos en copas tu recuerdo
Donde tu figura es el poso
De mi alcoholismo sutil.
Para terminar por seducir
El tedio de otra mujer arruinada
Sin robar siquiera los besos
De su boca
Tóxica
Y sus venas rotas
Por el veneno del aguijón,
En el universo de su olvido
Con esos versos pagados
Por la cartera de otro cretino
Que acapara tus vicios de carretera

Y sólo ahora se acuerda de ti.

martes, 18 de marzo de 2014

lunes, 17 de marzo de 2014

Duetos (II)




-Me voy ya. Hasta luego.
-Un momento. ¿Huelo a Chanel Nº 5?
-Sí. Es lo único que llevo puesto. 

Duetos (I)





-Juro que no lo sabía. Perdóname.
-La ignorancia no exime la culpa ni te servirá de defensa ante mi juez.


domingo, 16 de marzo de 2014

Resultados de hacerse el tonto



He demostrado por una deducción retorcida que hasta los más serios son niños por dentro, y lo he probado muchas veces, tal es mi gusto por arruinar la propia imagen. Las instrucciones son sencillas: actúa de forma infantil con alguien que espere de ti un comportamiento maduro. Verás que, si te sigue el rollo, empezará a hablarte como si hubiera alguien escuchándole. Dirá tonterías, pero con un retintín que parece dirigirse a un auditorio invisible. Si hay gente presente, lanzará miradas y sonrisas cómplices y exagerará todavía más lo que digo, pero también lo hará estando solo. 

Entonces uno se pregunta, dentro de lo que su actuación le permite a la reflexión: ¿Por qué parece tomar entonces especial cuidado en la imagen que está ofreciendo y en otras ocasiones ni se molesta en controlarla aunque sepa que es pésima? ¿Por qué parece estar volcándose a una entidad externa, juez de la situación, para que entienda que, por su parte, todo es teatro? ¿Acaso tiene miedo de perderse en la lógica del sinsentido, acaso teme disfrazarse de crío?


No es que lo tema, es que ya lo es. Parece que si tu interlocutor se dirige a un adulto imaginario sin que éste aparezca por ningún lado es porque se está dirigiendo al adulto que hay en ti, está como diciendo con cinismo “oye, que no me timas, que soy consciente de que esto es una farsa”. Pero esa ostentación de la propia conciencia de la situación debiera ir desapareciendo con el tiempo una vez se demuestra inútil, y sin embargo se mantiene largo y tendido, lo cual nos hace intuir que el control de su imagen obedece más a un principio interno y arraigado que a la exigencia de mantener las apariencias ante ti, la defensa de las cuales, una vez pasa el tiempo y no hay cambios, suele perder la fuerza. 


Esto es así porque en realidad se está dirigiendo a su propia adultez. Es a su adultez a quien trata de clarificar en todo momento la farsa, para no perderse en los vericuetos del rol que ha tomado. Y, si es su adultez el receptor, es porque el emisor, lo que está operando y actuando en la base, no ya es su yo adulto. Tu interlocutor se vuelca y sitúa en esa intencionalidad, en esa transmisión de sentido hacia la persona ficticia de su madurez, sin reconocer que, por el mero hecho de hacerlo, se está delatando como “lo otro”, es decir, lo niño. 


En resumidas cuentas, en cuanto te infantilizas ante un adulto encuentras en él, con frecuencia, a un crío que ha sido despojado de su madurez a la primera de cambio, que parece haber esperado a la mínima oportunidad para ponerse en el lugar del inmaduro, aunque su conciencia se dedique a subrayar su madurez en todo momento. 


¡Por el contrario, qué escasos son los adultos que pueden jugar sin complejos a ser niños! 


miércoles, 12 de marzo de 2014

Los mercenarios de la verdad.






  Los mercenarios de la verdad están de enhorabuena: todas sus fechorías les salieron gratis. ¿Cómo es posible que ni siquiera teman por sus pescuezos en el día a día? Simple: estos indeseables conviven con una pusilánime sociedad secuestrada por malhechores miserables.

  Los mercenarios de la verdad se pavonean por el centro de las ciudades dejándose ver alegremente porque en los suburbios la mediocridad pregonada desde sus instancias tecnoburocráticas ha triunfado por goleada. ¿Cómo es posible que ningún ciudadano les insulte a plena luz del día? Simple: estos hijos de Satanás  controlan el pastoreo sin necesidad de imponer mordaza o ley alguna.

¿Hasta cuándo perdurarán los mercenarios de la verdad? Hasta siempre.




La zafiedad del mediocre.






  Vivimos años zafios y horteras donde el mediocre es premiado por el target democrático. Vivimos años pueriles donde el mediocre es recompensado por su canibalismo. Vimos años terribles donde el mediocre es acuciado a seguir dando la tabarra. Vimos años horribles que ya son más que una década.

  El gusto por la estética se nos languideció en el rodal del gusto. La amnesia en el cielo del paladar sabe tan mal que los desmanes de la posmodernidad son un cuchicheo de marujas al lado de esta nadería disparatada en la que se convirtió cada manifestación artística.

  Es irresponsable culpar únicamente al hombre público del deterioro ético donde todos buceamos lodificados. Tal vez sea la inexistente identidad folclórica ramificada en el ser profundo. O, quizá, algo más peregrino: el mundo ya fue. 


martes, 11 de marzo de 2014

Barrizal

Tienes una buena oportunidad para callarte 
y pensar que todo esto será olvidado, 
en un proceso donde la verdad 
se encuentra acorralada entre detonadores. 


Pudridero.




Nuestros políticos llevaron a la nación al pudridero. Todas las marías lo saben en el mentidero.


¿El dedo en la llaga? La cartilla de racionamiento socialdemócrata.

Hay una aventura estadounidense del tebeo que se asentó en el acerbo popular. ¿De qué va? Por encima, es del siguiente modo:
      Un niño fue adoptado por un perro. Y, posteriormente, una casquivana le entreabre los agujeros negros del tiempo y los revolucionarios franceses.

¿La combinación letal? La mentira unida a la estulticia.

¿Algo más para pensar en el día de hoy? Sí, claro, una cita al sesgo. Tengamos a mano el consejo de Ricardo II en pluma de Shakespeare: «El miedo quita fuerza. Temer es ser muerto; peor no ocurre en combate. Morir luchando es muerte matando muerte; vivir temiéndola es vivir servilmente».

Así es la vida, amigos, así es la vida. Al fin y al cabo, ¿cabe alguna infamia mayor que el autobombo bobo del sobrevalorado Basquiat?



Diez años después las mismas preguntas siguen sin ser contestadas.




Diez años después...

   ¿Quién ordenó la matanza?
   ¿Por qué? ¿Para qué? ¿Cómo?
   ¿Cuáles son los autores materiales e intelectuales?
   ¿Qué objetivo perseguían?
   

lunes, 10 de marzo de 2014

Edulcorante para una ola de frío.




  El Poder con mayúscula tiene rostro humano y se manifiesta a plena luz del día. El secreto es consustancial con su existencia en la lógica del delirio de los grupos terroristas y las mafias. El intrincado territorio de la verdad esconde sus propias demarcaciones.

  Todos representamos un papel en nuestra vida cotidiana. ¿Teatro  y vida son caras de una misma moneda? El antiguo concepto de theatrum mundi sigue tan vigente que solo con abrir una pestaña digital y pajearnos de contento es igual al recto renal del homosexual medio. ¿Solución aparente? Quedarse colgado como un cuadro de Umberto Boccioni.


  Algún erudito expondrá el poder invisible ante las témporas del aristócrata tomado por la conciencia pura. El director, entre miles de hilos ocultos que atan unos hombres a otros, asevera que los secretos son intérpretes invisibles de la historia universal: traductores a tiempo parcial que remueven, entre escombros de remordimientos, el mundo económico desde lo político-militar.

  Así pues, a diez años de la pulverización, la inmolación de la propia identidad es el reflejo global del mercado local.


Tus labios menores (IV)


Te tumbé 
sobre la cama de otro.
A veces pienso
que las lineas de mi mano
jamás sabrán responder.
Te desnudé, 
sin ser consciente,
mientras jugaba con tu piel.
Logré 
la unión de mis fantasmas
al lado más bestia 
de este festival.
Aunque el viento era cálido
y tú no recordabas mi nombre,
sólo el brillo tras tu abrigo,
cuando llegaste a la fiesta,
imantó los consejos
de quien quiso salvarme.
Nos secuestramos
y acabamos en la cama
de cualquier otro que lamía
tus penas.
Fui
un descarado
que tentaba las virtudes
de tus curvas.
Acabamos 
en demolición
una y otra vez.
En el equilibrio imposible
de los animales domésticos.
Saciados, 
entre las sábanas de otro,
acechaban las respuestas
a la aflicción,
fundida ya
con nuestro juego.

Tus labios menores (III)


- Los amantes y los sabios,
aman del mismo modo que roban -
Mientras nos vestimos
pensamos en la fiesta del sexo
que acabamos de celebrar,
en aquel motel
lejos del mundo,
saciados por las carreteras,
hartos quizás 
el uno del otro.
Porque cuando todo es rutina,
óxidos del sube y baja,
tenemos unos días del calendario,
para encerrarnos y hacernos daño.
Que sea sucio,
incluso para pedir clemencia
a nuestro juego sado.
Para volver a la ciudad, 
sin temor a las tormentas,
enredando en nuestras manos,
el olor de las sombras,
bocados breves,
aullidos orgásmicos,
placeres furtivos,
asfixiados por segundos mudos
 justo antes,
de exhalar las fuerzas
dónde nos vimos eternos.

Y luego volver susurrarle,
en nuestros silencios,
- chica, creo va a empezar a llover -

domingo, 9 de marzo de 2014

Hernia de hiato.





   En la vida de todo hombre hay ciertas necesidades básicas a cubrir sí o sí. A saber: poder, sexo y fútbol.

  Así pues procedo a evaluar la última semana para el varón medio que les escribe. Interesante será promediar ésta y proveer los recursos necesarios para la próxima. Se prevé caliente y, ya saben, a servidor de nadie le gusta enredar más que a un adolescente chupar. No prometo cubrir el expediente pero sí escurrir el bulto. 

    Ahí vamos ...:

   1.

  El madridismo está viviendo un momento dulce. Aun haciendo honor de nuestro escudo en cada partido, reconoceremos, elegantemente, que en los últimos meses estamos que nos salimos. El pasado domingo, en buena lid, volvimos a dar manija a la Liga. ¡Estamos que nos salimos! Cierto es que la contraprogramación juega en nuestra contra. Al igual que el estamento arbitral nos persigue con saña (bobalicones y medrosos al servicio del poder opresor establecido: LFP y Miguel Cardenal, secretario de Estado para el Deporte) Y, sin embargo, pite lo que pite el árbitro hay que jugar con lo que hay. Por ahí, la intensidad y el desquiciamiento las vi más en el área del banquillo que en el propio campo.

  2.

  Por otro lado, y he aquí el valor concesivo, uno arrastra sus tragedias y pesares en estos tiempos de volubilidad y escapismo. Afirmar y sentenciar son verbos homólogos cuando sustantivar no llega a adjetivar lo concreto. Debiera nombrarlo, siquiera por gratitud.

  3.

   A este paso, si sigo alimentando estas dudas sintácticas, terminaré por reconocer que hay una gran drag queen detrás de cada hombre. ¡Obvio! Competir con la evidencia acentúa la sospecha nimia de la inferioridad conceptual en cuanto al género. Por eso dibujar cuernos es una práctica de parvulario. Ya que la razón me otorga quitarme el cráneo, mi sombra fantasea con la mujer que llevo dentro. ¡Hasta la luna de los escaparates se encapricha con ella!


          Perdón por no despejar sus incógnitas. Perdón por el exceso (¡no tanto!) de retórica. Perdón por el resultado.


          Gracias por su atención.



Licencia Creative Commons
El Yugo Eléctrico de Alicia se encuentra bajo una LicenciaCreative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 España.