martes, 30 de diciembre de 2014

Junto a tu árbol.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Asociados.








Nos conocimos -conscientemente- conversando sobre Pink Floyd y Bowie en un extinto pub local rayando las 2am. Recuerdo que sonaba London Calling y, por primera vez, nos poníamos de acuerdo en alguna canción. Él odiaba el glam y yo jamás tragué la sobrecarga sicodélica en el rock atmosférico. 

Bebía compulsivamente una cerveza de importación y yo apuraba un whisky levemente templado. Sé que en un momento turbio de la devenida discusión musical uno de los dos hizo una breve pausa de mística química y le sugirió al otro salir a fumar "algo".

Ese "algo" resultó ser un poco de material sensible que acabamos juntando. La espirituosa tradición de "salir a..." nos descubrió compartiendo percepciones parecidas a cerca de Sartre o Nietzsche.

Al poco, nos despedimos amigablemente con un protocolario "nos vemos".

¿Quién nos iba a decir que muchos años después volveríamos a reencontrarnos una noche de navidad yendo y viniendo de la madrugada? ¿Quién nos iba a decir que íbamos a cerrar un trato histórico para nuestras vidas? ¿Quién nos iba a decir que acabaríamos siendo hermanos del alma y socios a parte gananciales? ¿Quién nos iba a decir que íbamos a fusilarnos y, acto seguido, sobrevivir a nuestra propia muerte?



       Pues sí, 


LA VANGUARDIA ES ASÍ.



Entre el "sino" y el "si no..."









Comprender que la vida va en serio no es cuestión de edad sino de actitud. Cuando posé, por primera vez, las suelas de mis zapatos en el aeropuerto de Roma supe que yo pertenecía a esa ciudad.







Pocos viajes resultan tan edificantes y sanadores como aquél. A fin del presente mes volveré a probar suerte en otro territorio ya transitado ad infinitum por mis suelas. Hoy, como entonces, volvía yo de una larga lesión que, casi, me aparta de los terrenos de juego. Por suerte, ya hace tres meses que puedo apoyar la pierna y hacer carreras suaves. El pasado noviembre entré de nuevo en convocatorias. Y, ¡alegría!, el último viernes sentí el estadio rugir como el día de mi debut.







Sabemos que la vida nos lleva por caminos raros y que nadie nos prometió un jardín de rosas. Conocemos la gloria y, por supuesto, también conocemos el fracaso. Y, cual colofón final o triple salto mortal, este fin de año volveremos a recrearnos en el escote de una camarera  para saludar al '15.






Que tengan una feliz semana.







                         Desde el Algarve con amor.





jueves, 11 de diciembre de 2014

De traca en tasca.






  Conozco a un fulano que el día 27 se pira a hacer la reconquista de las iberias lusas con algo de parné y mucha cara... En asuntos de libre asociación el pájaro ágil es el alado.

Ya saben, en el peso de músculo es normal que se concentre toda esa agua que se almacena con el glucógeno. ¡La cetosis, cuiden la cetosis!

Cuando Bob Dylan hizo 'Blowin' in the wind' necesitó únicamente diez minutos para lo que muchos aspirantes al título necesitarían diez mil vidas.  Algo así le sucedió a Bono al afrontar la versión de 'A day in the life'. Lennon se hubiera quitado el cráneo ante el irlandés.

Sonrían y fúmense algo de material sensible.



Feliz juernes



miércoles, 10 de diciembre de 2014

De platino irradiado.






El amor es tan real como temblar bajo este auricular mientras suena 'Can we still be friends?'


Verán, dándome un garbeo, la otra tarde, sospeché hallar a un ángel alado. Y, dado que anduve mucho tiempo haciéndome un cambio de aceite y sucesivas revisiones del chasis en boxes, no estaba seguro de haber encontrado un milagro entre un millón de hormigas, debí pararme a recrearme en el resplandor de su anunciación de platino irradiado. Y, sí, era un ángel alado, de finos cabellos rubios, nívea piel y labios carmesí...

Tal relevación me congeló de dicha. Ahora sé qué sintió Joe Dimaggio cuando se corazoneó de Marilyn.
  
Y en esas ando aún hoy mientras preparo una lista para pinchar post Puente de la Inmaculada Concepción. Hay de todo en ella, cómo no. Ya saben, el tiempo jamás envejece.

El músico jazz de la improvisación actúa cual Sinatra yendo y viniendo de Las Vegas a Roma pasado los 60...: la apología del virtuosismo en plena resurrección senil.

Ya están aquí los confetis de la navidad. ¿Nuestro organismo está preparado para soportar algo tan disruptivo?

En estas fechas tan señaladas evitaré esas calizas dulces (mazapanes, por poner un ejemplo gráfico e indigesto) y otras cefaleas gastronómicas para el espíritu. ¡Alegría!

Se preguntarán, ¿cómo sobrevivir a la navidad pasando por ella y quedando incólume?

Hay algo que tener y únicamente tres gatos tenemos.

¿Privilegios? Evidentemente. Con dinero o talento baila hasta un mono.

Paz.


Chau, voy a hacerme unos kilómetros.


O, mejor, me hago la permanén.




martes, 9 de diciembre de 2014

Mañana reducida.






   Cada mañana repito el mismo ritual carminativo (salvo un par de improvisaciones dignas para acariciar mi espíritu imperecedero con dosis de creativa corneada): desayuno dos tazas de té y una magdalena valenciana mientras escucho radio.

Recojo la mesa y hago labores propias de mi sexo: ordeno la casa, armo el equipo y ojeo la supuesta rabiosa actualidad. Ya ven: estupideces, costumbres tóxicas de la mañana heredadas y fecundadas por y desde mis genes.

Para fomentar la unión y el respeto mutuo reparto entre mis perritos dos galletas maría y cuatro oreos

Luego, salgo a caminar y soñar con rojos toros campando a sus anchas entre las manzanas caídas que Lucía y nuestros hijos morderán en El Jardín de las Hespérides


domingo, 7 de diciembre de 2014

Pagar la deuda sin perder crédito.







  Puede que Dios no sea más que una ilusión volitiva y tú no seas la mujer de mi vida pero, igual, la otra noche, tras la movida, no estuvo mal, ¿verdad?

Volveremos al pueblo. Volveremos con luto y con vergüenza. Y tan anchos, tú.

Ya sabes, la procesión (y la profesión) va por dentro.

Para mí la verdadera resaca es tener 20 kilos de más y 100 neuronas de menos. Levantarme donde no quiero dormir y caminar por calles que me ahogan. Es el tedio más anhedónico que existe. La muerte en vida. El suicidio del ser esencial.

A veces, no viene del todo mal despojar las cosas de solemnidad, desvestir de su fieltro al hombre del traje gris. En definitiva: poner las cartas sobre la mesa, armar el equipo, entrar y salir de boxes.

¿Qué nos salva? El rock, el cine, el alcohol, el circo, el toreo, el arte, la mujer...: LA CREACIÓN. Seamos sincero: estoy casado con la literatura pero la música es mi verdadera amante. Quien quiera entender que entienda.

Finalmente, podríamos sintetizar este post de bloc (devenido a blog) parafraseando a Shakespeare:

-No me mates ahora, hazlo mañana.






viernes, 5 de diciembre de 2014

Estipendiario







  Las especies reunidas en este blog vamos a pasar a mejor vida de un momento a otro. No es un drama. Nuestro paso por la Tierra es efímero y la existencia, propiamente dicha, precaria y transitoria. ¡Alegría! No es preocupéis, resucitaremos (o no) al tercer día. O, en el mejor de los casos, nos reencarnaremos en un jazmín o en un gato. ¡Nuestra creatividad nos salvará! Y la fe que nos queda también. ¡Excalibur, espéranos en el cielo!





Para nuestro ascenso a la nada Heidegger y Sartre se postulan como alados cicerones. Dicen que allá en las alturas cualquier ganzúa es celeste. Del dogal no se especifica nada. Tal vez dejen consumir algo de cristal de vez en cuando.




Mientras, acá en la tierra (con minúscula), las hormigas congregadas disfrutarán, codo con codo, del mayor estipendiario de la historia: una japonesita de pelo rosa a capa versionará con un arpa electrónico 'China girl', algún sesentón afónico se probará ante la concupiscencia de nuestras grupis con la seguridad intachable de quien se sabe con el mejor esmoquín del entierro civil, una banda de negros magníficos llegados desde Nueva Orleans os endulzará el rodal del gusto con clásicos de ayer y de hoy... Y, por supuesto, los placeres efímeros de los que en vida hicimos gala serán ofrendados a cualesquiera de nuestros invitados en aquellos instantes tan delicados para el alma humana.





¡Querido y admirado conmilitón, no te dejaremos solo!

Dirán de nosotros patrañas e infamias varias. Y dirán bien o mal su propia verdad. Y nuestras respectivas viudas, entre sollozos inconsolables, musitarán aquella frasecita de Borges:

"Creo, sin embargo, haberlo conocido íntegramente, en la medida en que una persona puede ser conocida por otra."





Magdalena llorando por el Cristo muerto. 
Obra del pintor suizo Arnold Böcklin



jueves, 4 de diciembre de 2014

Problemas de estupidiario.







Último domingo. Madrid Río. 9h

...

Una riña tumultuosa. La barbarie humana.

Ésta y otras pequeñas anécdotas se convierten en categoría. Mayúscula es la pena para la dimensión de la tragedia.

De nuevo las dos mismas cara de la peseta. Otra vez la carnaza nacional. Una masa uniforme que medra estratificándose bajo etiquetas varias.

La ingenuidad de este país no tiene límites. Esta nación se ahoga en imponderables. Las espadas flamígeras contra la corrupción son de juguete y están empuñadas por traidores. Las homilías ateas de la jauría política (y sus adláteres propagandísticos: opinión publicada en tuit al vacío vendida al fresco como comunicacional dogma científico) para con los asnos son predicadas por fantasmas en plasma o mercachifles con coleta.

Sí, Tom Wolfe fliparía en colores en nuestra querida EXpaña.

¿Quién no ha acabado alguna noche de tranquis y ha amanecido a las claras del día siguiente en el chalé de El Viso? Para el dogal, la ganzúa. Para el conmilitón, el estipendiario.

...

En la vida tú no eliges los problemas, ellos te eligen a ti. De lo fabril a lo intangible: es mucho más sano conversar sobre André Breton con una rubia bien maquillada, simpática y entre infinitos sorbos de martinis rojo y ducados negros que enfangarse el traje en asuntos patrios menos importantes que un corte de pelo.

¿Algo más que añadir?


Nada más. Todo bien. Me levantaré a apontar un mate.



martes, 2 de diciembre de 2014

Tenemos que acabar.






  Que no se nos caiga la cartera al suelo para cantar cuatro verdades a ciertos caraduras. No hace falta encerrar a nadie en un castigo para que las miserias humanas salgan a la luz.

Los que practican el bien son marginados. Para el débil la moral es un escalón en el pensamiento moderno. Pasolini hizo carrera de ello. Otros ilustres abnegados de la sinvergonzonería pasaron de la apología al vertedero de las ideas. Y no cito a Bukowski.

El adjetivo sádico nos delimita en la idea de poder. Sade era una ácrata total. No tenía idea alguna de erigir un nuevo orden. Su literatura, bastante monótona, por otra parte, es inferior a las expectativas utópicas de muchos de sus lectores con ínfulas de filósofos contestarios.


Por esto, y otras deficiencias más, hemos de acabar con todo malditismo impostado. Masoch y Houellebecq lo agradecerían. 




jueves, 27 de noviembre de 2014

La risa burda del seguidor canadiense de Buda






  No es indispensable pronunciar "el escepticismo es el único camino hacia la sabiduría" y acto seguido morir. La duda metódica es otro de esos asideros sustanciales para el ser humano. Ella nos asesora como un viejito sabio. Nuestra hermana duda actúa más allá de los límites cognitivos. Nada de voz de la experiencia. Nada de Pepitro Grillo. Más bien luce como el maestro Yoda.

¿Hay tanta ruindad alrededor? Quizá no haya tantas mentiras... más bien son equivocaciones. El perjuicio, el dogma mental nos estratifica hasta cosificarnos.  De ahí que el individuo libre sea ciego para contemplar clarividentemente el sacrificio de su propia vida.

A veces, estás en el suelo y te pisan la cabeza. Ya sabe, el hombre más que un lobo para el hombres es un hiena. En tales cuotas de desvanecimiento personal debe sacar fuerzas de flaqueza, tomar aire, desprender torería y esperar a la bestia con media verónica.


El peligro, la inmolación o la extinción siempre está ahí esperando su momento como un ladrón bajo tu balcón. Temblando agazapado pero con la voluntad de obrar sin piedad. Igual, el miedo no existe para ti: si la vida debe ser vivida con plenitud, a la muerte hay que recibirla con una sonrisa.


Arrebatarles las llaves a los carceleros.






  Escurrir el bulto, salirse por la tangente, es un arte. Recuerden al clásico: "cuando estés débil que el enemigo crea que estás fuerte, cuando estás fuerte que el enemigo crea que estés débil".

El deber de todo samurái sicomágico es consumar la tradición sin llevarla a cuestas como una pesada carga. Ninguna sagrada escritura habla por sí sola: el gnóstico desempeña el desembarazo de laberintos y tabúes para ecualizar el sonido de sus laúdes.

La creencia es algo más que un salto al vacío. Ésta se nos antoja un abrigo para el frío existencial y, también, una claraboya donde asirnos del fluido virtual.


Así pues, el creyente sicomágico  experimentará su ejercicio e introspección en lo cotidiano hasta iluminarse y, al fin, llegar a la ciudad celeste si venturosa y digna es su alma.


Certezas de hoy







  Hay un hecho inexorable: Cassidy Banks se la levanta hasta a un muerto. Por mucho que queramos escorar nuestro verdadero ser, la verdad prevalece y sale a la luz. El dilema reside en si hacerlo con naturalidad o complejos. O, directamente, disimularlo o subliminarlo. En fin, no se puede estar reservándose el pastel y al mismo tiempo ir trincándoselo a escondidas.

La curiosidad es lo que nos mantiene vivos. Tenemos el derecho y el deber de apasionarnos con la vida, de entregarnos en cuerpo y alma a aquello que nos estimula, a ese destino universal para el que hemos nacido.


A este valle de lágrimas le viene bien un poco de sal y pimienta. Y, aún mejor, canela en rama. Porque la vida vivida en plenitud no cesa de recompensarnos.


miércoles, 26 de noviembre de 2014

Muy talentoso el gran biógrafo.






  Como bien sabéis, queridos lectores, los premios son accidentes más o menos grotescos. Rara vez hacen justicia. Cierto es que en la estulticia institucionalizada éstos relucen y presumen de conceder o no legitimidad a aquellos afortunados de coronarse con sus laureles.

El escritor egográfico (en tercera persona ambigua o no), seamos sinceros, no goza de buena prensa por los eunucos de la crítica especializada en vender humo y terciar con éxitos merecidos o inflados. En cambio, para el escritor biógrafo todo el monte es orégano. Éste se afilia al club privado más pecuniario de todos: el del mercachifle que hizo carrera de su ignorancia y cara dura con un toquecito de especias y efectos especiales.

Tales evidencias no afean la conducta de este recluta del sensacionalismo, el ocio y el lector-espectador-consumidor educado por la televisión y reeducado por el ordenador en nadadería pensante y ser tecnológico lo disfruta y santifica por y para el ateísmo colectivo. 


Por supuesto que ahondar más en ello y ejemplificar con los géneros, subgéneros y nanogéneros donde esta patulea se echa a perder (o a hinchar sus arcas y sus egos 2.0) sería un absurdo. Algo soez, lo admito.





lunes, 24 de noviembre de 2014

Fui elegido por tu literalidad






  Dime con qué libro andas y te diré quién eres. La literatura nos ayuda a ser un poco mejores, a descubrirnos, a acompañaros, a entablar conversación con el escenario de la vida...: la escritura es una radiografía de quien la escribe y la lectura es una radiografía de quien la practica. 

Por eso supiste que podías arrancarme el corazón sobre cualquier párrafo que amara y dormirme desangrando en la bañera bajo las espumas de jabón que con tanto mimo preparabas. 

Lo que me enamoró de ti fue tu literalidad. Lo que me apasionó fue el rítmico movimiento de tus sabias manos. Lo que me embrujó fueron tus ojos de ninfa escrutando el espacio y anhelando una salida. Lo que me entusiasmó fue tu perfecta nariz indiscreta. Lo que me mató fue sobrevivir hasta el infinito al propio amor.


La tapadera





-¿A qué te dedicas ahora?


-A dar de comer a los patos. 


La tradición de dejarse embaucar por los papagayos.







  ¿Nos asomamos a la extinción? La balcanización de nuestro estado es total y galopante. ¿Hacia dónde nos avocamos? Un crisol de siglos nos contemplan. ¿Quién responde a la cruda duda menguante? En el tardobipartidismo asfixiante en el que nos ahogamos quien no quiere hacer la pregunta es porque teme la respuesta. 

Todo es falso, salvo alguna cosa. Casposa es la conducta de los reclutas televisivos. Ofensivos portavoces del pueblo pero sin el pueblo.  Éstos son mugrientos papagayos de estériles pensamientos a sueldo del gallo con coleta. A su lado Marhuenda es un angelito.





No hay mayor prebenda que la ofrenda ofensa a la mentira patológica. Algunos impostores de la libertad controlada por el GH, portadores de la realidad institucionalizada, poseedores de la verdad atea revelada,  son más falsos que un euro catalán de plástico.


Cáustico devenir el nuestro. Nadamos, codos con codos, en un lodo de amplio espectro. ¡Qué país tan ruin y zafio! Ojalá nos afeitemos, sí. Pero que el tendido 7 no olvide de reclamar a ese jeta que se corte la coleta.



sábado, 22 de noviembre de 2014

Boutades béticas.






  Que en Sevilla ayer y hoy sobran desfiles y falta canela en rama lo saben hasta en Tijuana. ¡Oh, hermana duda, qué mundo cruel! Sí, ya sé, no existen los hechos, sólo las interpretaciones.

Los gobernantes de paja en este mundo nuestro nos empujan al individualismo. Éste, si es humanista, lógico de espíritu y respetuoso con el prójimo, nos hará libre.

Decía Borges, y cito textualmente, que "los espejos y la cópula son abominables, porque multiplican el número de los hombres." No obstante, mi buen amigo Carlos Domínguez siempre me advierte: "Muchacho, desconfía de aquél que haya perdido la fe".

No existe ningún sentimiento más profundo que la cobardía. El hombre de hoy es desesperadamente cobarde. El hombre de hoy vive de espaldas a la divinidad. El hombre de hoy perece dándoles vueltas al crimen perfecto del propio hombre.

Nuestro mundo sufre por falta de belleza. Ha arrasado el triunfo del ateísmo feroz, el agnosticismo analfabeto, el nihilismo grunge y el relativismo moral. Por nuestras calles proliferan hasta el hartazgo ético y estético hombres desnortados locos por esquilmarse cuales droides de cántaro lanar.  

Por ello, no olvidemos lo verdaderamente mollar del trampantojo: la estupidez se viste de ciberluces pero estúpida se queda. Porque los tuercebotas son eso: tuercebotas. Por el contrario, los cracks acaban saliendo con Leanna Decker. En síntesis: "La vida es como una caja de bombones y nunca sabes cuál te va a tocar". Forrest Gump nos grabó en nuestra memoria subacuática este gravamen a fuego. ¡Alegría!





viernes, 21 de noviembre de 2014

#20N






Juro 
que esa mujer me cambió la vida.

Perjuro
que esa mujer me explotó la cabeza.

5
6
7
8

#20N

-Pero, tío, sobreviste y puedes contarlo.

-Sí, y cosas peores también. 




Eva y Adán





No soportaba el lastre de mis zapatos
cuando apareciste dispuesta a cerrar un trato
que sorprendió a mi mánager, a mi nariz,
a mi pelo, al coágulo de sangre de mi cicatriz,
al cielo de mercurio recostado sobre mi gato
siamés y hasta a mi harapiento aspecto de nitrato
anfetamínico embutido en ese ligero tapiz
de crudo arlequín absurdo por desacato.



Muy noble y muy leal.







  Algunos pasan por la vida como Goethe por Italia: sin escribir una línea. Otros son dados a inhalar hasta la tangente de las hipotenusas. Una locura a lo Burroughs. Un baño de bromuro propio de Neftalí Barriga de Buda. ¡Oh, qué cosas! ¡Qué vidas! Espaciar en el tiempo la salud y el derroche...Buen consejo para hacérselo llegar a un corredor de bolsa 2.0

Napoleón ingestaba arsénico pero, oye, era Napoléon. Harapiento o cromático pero emperador y hombre mutante. Nada que ver con tu gatito siamés. Muy noble y muy leal pedir la cuenta (y hasta la propina de la camarera) por jeta o cínico. Sí, todo bien. No obstante, chico, Francisco Nicolás a tu lado es un ejemplo prodigio de cortesía. Nobleza que no obliga mear en la sopa de los pobres. Tampoco rasgar las suaves sedas de la aristocracia egregia. Eh, LA VANGUARDIA ES ASÍ.

Unamuno tenía razón: en España siempre se aplaude a la contra. Moscas, ¡qué cosas! ¿Ustedes se han mirado? Todos juntitos somos una moneda (¡peseta!): cara y cruz de siamés sin descendencia. En otras palabras, EXpaña sola se las apaña: una plasta que bosteza y otra ex que sestea.

Sí, cierto, hasta nuestras sombras nos aliñan hermosos cuernos en la pantalla del ordenador. Sí, cierto, pero no caigamos en un derrotismo infecundo. Y, por favor, escoria del ruedo ibérico, en el fango de la historia, recordemos el tango y, así, nunca nos olvidaremos de cantar a los cracks que no llegaron.





martes, 18 de noviembre de 2014

Esa melancolía patológica.






  Reabrir las heridas de las dos expañas a mediados de la primera década de siglo fue el segundo error. El primero, ya saben, allá por marzo del '04 fue mortal. 



Cornada en la femoral.






Del doble pivote 
al doble pegote
hay algo más que un ripio.


Hay algo que tener y solo algunos tenemos.




Apunta a las estrellas y llegarás a la luna.

Juega con fuego y acabarás en la unidad de quemados.


Para saber contar un chiste con soltura no basta con haber escuchado el chiste.





  El vendedor bueno siempre encuentra una oportunidad ante la adversidad porque toda odisea llega a buen puerto.


El comandante.






  En el exilio la primera remuneración es proporcional al pesar que llevas dentro. Digamos, que son diez centavos por lustrar zapatos. Te enmiendas y te sientes como un miliciano más en el ejército de salvación norteamericano.

De empleado a jefe solo hay un paso si genéticamente tienes condiciones de base.




sábado, 15 de noviembre de 2014

Carta a una joven artista



Foto de CDL. Calle Fuencarral. Madrid '12

  Vivimos en el mejor de los mundos posibles. Si estás enojada, tu pijama y tu almohada son tus mejores amigos. Si andas depresiva, el chocolate y la música de tu grupo favorito te alivian y acompañan. Si tienes frío, una manta y una buena película son un gran cobijo. 

Sin embargo, en muchas ocasiones, olvidas tus privilegios. No te preocupes, cariño, la memoria es dada al olvido selectivo. Por ello, te remito a Ortega: "el hombre masa cree que el bienestar es naturaleza, no el trabajo y la moral de generaciones y generaciones anteriores." 

Me comentaba mi buen amigo Carlos Domínguez que proliferan los niños ricos disfrazados de comandantes bolivarianos. Estos hipócritas consumados han vivido de putísima madre y llenan el vacío de su plástica existencia jugando a ser revolucionarios castristas. Estos proletarios de salón y wifi anhelan prender fuego a todo y construir su dictadura leninista sobre las cenizas de un nuevo '36. Estos sujetos son basura, deshecho humano. Lo peor. Detritus que debemos barrer si no queremos vernos sumidos en la desgracia. 

No debes caer en la tentación de su provocación televisiva. No tienes que dejarte lavar el cerebro con sus redes sociales. Recuerda siempre una de las enseñanzas de McLuchan: "la indignación moral es la estrategia tipo para dotar al idiota de dignidad". Y, tú, chica, no eres imbécil.


Donde nunca #6







  Porque logré sobrevivir lo escribo. De los extramuros del alcohol y la noche como un relámpago prevaleces hecho un despojo...: tu propio declive, la incuria y el alambre.

Toda renuncia es una victoria de la insolente verdad. Al igual que este poema es una propuesta moral a distancia. Es decir, un texto recostado dispuesto a disimular. 

No hay implicación posible para los prófugos. Todo acto tiene una consecuencia. No basta decir.




viernes, 14 de noviembre de 2014

Donde nunca #5






Nuestros abrazos son tentáculos, material defectuoso de un mismo poema mecánico. Lejos quedó el vértigo de la juventud perdida, el fuego divino de la adolescencia.

Penetramos en la luz envueltos del líquido viscoso del sexo convexo. Entonces, era la libertad. Ahora, difusa impunidad de dispersión o huida. 

Nos consta que Calamaro volvió a bajar al infierno un poco para componer 'Rehenes' o 'Inexplicable. Aprendamos de él y saquemos partido de esta tiránica derrota.


Donde nunca #4




  Supongo que escribo urgentemente por miedo a que me falle la memoria. Reelaborar la experiencia del lenguaje siempre es una consecuencia de la experiencia vivida. Es decir, una abnegada manifestación de derrota.

Quien se entrega corre el riesgo de caer en líneas del enemigo. Todo lo que sea excederse en la autocomplacencia del propio ombligo supone un inventario del ideario ajeno.

Igual que los frenos no sirven para correr por la autopista, cualquier conversación acaba siendo una burda discusión. 




Donde nunca #3





  Con la niebla devorándonos el alma, la soledad no deja de ser una férrea fuente primordial y estable en esta desnortada remembranza que amenaza con hundirnos en una sed eterna.

Días de vino y fuego forzando la perífrasis de la lealtad a la humedad de la infidelidad. Todo un torrente para un mismo afluente egoísta y mezquino.


Entre la acción y la melancolía, solo nos queda el 100% de nada. 


La razón de fondo.







Cuando los fines son los principios
la soberanía civil se va al guano. 



Licencia Creative Commons
El Yugo Eléctrico de Alicia se encuentra bajo una LicenciaCreative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 España.