miércoles, 25 de septiembre de 2013

Imprecatio hispanie

   



   En un momento dado la imposición en los niveles más estratégicos del sistema de mundo quedan como axiomas del funcionamiento del mundo nuevo capitalista.

   El capitalismo del s.XIX fue tambaleándose de desastre en desastre en los mercados bursátiles con una inversión empresarial irracional. El orden a largo plazo que el nuevo régimen quiere destruir fue en sí mismo efímero. Ahora la destrucción se hace más sofisticada ya que el proceso de despolitización es un discurso nítido del poder político bajo los parámetros del sistema de mercado.

  Las previsiones para España oscilan entre lo pésimo y lo catastrófico. Mirando de frente a las cosas, huyendo de trascendencia y ampulosidad, todos sabemos que el pueblo soberano se la coge con las dos manos al primer fulano que pasa haciendo vanas promesas (y cosas peores, también). Todos sabemos que el pueblo soberano se pone en pompa ante cualquier bomba lapa lanzada por el gualtrapa que les atrapa la mollera con bolleras o capullitos de primavera. Todos sabemos que el pueblo soberano es tan ufano en su pretensión de superpoblar la nación interplanetaria del planeta fractal más lejano que se emperra en humillar con insultos estultos al primo cercano bonachón y humano.

martes, 24 de septiembre de 2013

El Reencuentro #8






Creí ver algo de esa especie de embriaguez, 
de alejamiento que precede al abandono 
porque la rigidez nunca es húmeda...

lunes, 23 de septiembre de 2013

VIII. Sertralina

  




  Por las calles de la ciudad que me vio pasar indiferente noche y día hay interminables arañas de vidrio que taconean frente al gran espejo interior devolviendo la imagen de su rostro de piel a jirones mientras mi voz se ahoga a causa del sudor de los párpados de Lucía.

   Sé que hay problemas de nariz y garganta que me van a reconciliar con el mundo.

  Me molesta vivamente la torpeza de la intolerable irresponsabilidad de bohemia y aventura.

  En la biografía de un escritor lo mejor no es la crónica de sus aventuras sino la historia de su estilo. A fin de cuentas uno no empieza por tener algo que escribir y entonces escribe sobre ello, sino que es el proceso de escribir propiamente dicho el que permite al autor descubrir lo que quiera decir. Luego uno deja de ser el fracaso de una eventualidad para ser sinónimo de literatura. 


domingo, 22 de septiembre de 2013

sábado, 21 de septiembre de 2013

Última ronda de chistes malhumorados para rematar la catatonia veraniega



Se abre el telón y aparece un tipo con un polo Lacoste, zapatos de marca y el pelo repeinado hacia atrás pilotando una nave espacial. Baja el telón. ¿Cómo se llama la película?
2001, di "o sea" en el espacio.


Se abre el telón y aparece una señora sentada al váter, poniendo cara de sufrimiento. Tras un rato de suplicio se escucha algo caer con estruendo al agua. La dama arranca un trozo de papel higiénico, sin darse cuenta de que el rollo tiene impresos signos incomprensibles por una de sus caras, y remata la faena. Baja el telón. ¿Cómo se llama la película?
La aTorá.


Se abre el telón y aparece una señora en un centro comercial echando al carrito compulsivamente paraguas negros. Baja el telón. ¿Cómo se llama la película?
Mary Shoppings


Se abre el telón de un selecto teatro privado y aparece José María Aznar. Baja el telón. ¿Cómo se llama la película?
El señor de los ladrillos.



Se abre el telón y aparece Rubalcaba con el clásico look "renovación del socialismo hispano": sin afeitar y con la camisa llena de lamparones. Baja el telón. ¿Cómo se llama la película?
El candidato de Manchurria.



Se abre el telón y aparece el Che Guevara. Se quita la barba, se pinta los labios y las cejas y dice "good morning" con voz sensual. Baja el telón. ¿Cómo se llama la película?
La no Che americana.


Se abre el telón y se ve una partida de chicas vestidas de policía corriendo por un pantano. Se esconden tras unos árboles y observan cómo unas enormes médulas espinales se yerguen cual gusanos del agua fangosa y se dirigen hacia ellas. Las policías cargan sus pistolas. Baja el telón. ¿Cómo se llama la película?
Mujeres al borde de un ataque de nervios.


Sube el telón y aparecen dos Epi. Uno es el de Barrio Sésamo, anaranjado y con sonrisa bobalicona, y el otro tiene cara de mala hostia, fuertes músculos y un tatuaje con un corazón en el brazo que reza "Mum". El fortachón le pega una paliza al enclenque y lo echa de escena. Baja el telón. ¿Cómo se llama la película?
El increíble Epídelmum.


El telón tiene pegados con cinta adhesiva dulces, bollos, pasteles, molletes, tartas y otros objetos extraños. Se escucha una vocecita al otro lado, que dice algo ininteligible. Se eleva el telón. Hay un hombrecillo que se tapa la boca con las dos manos. Pasa un rato, vuelve a bajar el telón. La vocecilla vuelve a hablar. Asciende el telón. El hombrecillo sigue tapándose la boca. Pasa un rato, baja el telón. Se vuelven a oír palabras lejanas. Vuelve a subir el telón y el hombrecillo no ha cambiado de posición. Baja el telón. ¿Cómo se llama la película?
Cada vez que habla sube el pan.

¿Qué hacen cuando juntas de progres un porrón?

Un POGROM.

¿Qué hace un capillita liándola por Sevilla junto a un enano?

El patijackass.


¿De qué trabaja un lobo hipócrita que predica la ética del rebaño?
De LOBO-TOMISTA

Se presiona el play y se escucha una señora dando golpes a una puerta durante cuarenta minutos mientras llama a sus nietas, pero éstas tienen puesto la música a todo volumen y no se enteran. ¿Cómo se llama el disco?
Chick as a brid


Se abre el telón y aparecen la reina de Inglaterra sobre una torre y un bardo abajo tocándole tiernas canciones de amor, que la hacen enrojecer. Baja el telón. ¿Cómo se llama la canción que estaba interpretando?
Doing the Court to the Crimson Queen.*




Aparece en la portada una vaca de espaldas, enseñando el pandero y mirando desafiante, sobre un césped verde. ¿Cómo se llama el disco?
The dark side of the MOO!




Epílogo:



-¿Por qué los leperos conducen con un arsenal de rojigualdas, gaviotas, yugos, flechas y aguiluchos colgando del espejo retrovisor?
-¿Porque son tontos?
-No, porque les han dicho que se tiene que conducir por la derecha.


¿Qué le dice una nalga a otra?
"Me huelo que entre nosotras va a pasar algo gordo."






*La versión inglesa debe ir con "paying" en vez de "doing".

jueves, 19 de septiembre de 2013

El Reencuentro #6


Como un cuprey, 
aquel toro salvaje, 
fuiste del destino a la bohemia.

VII. Sertralina

  


   


  Mientras volvía vi la sombra azul de un tren parisino saliente del gare d'Austerlitz. Lucía acababa de deslizarse tras entrar en mi habitación. Formulaba su pregunta atónita. Aún intercambiaba párpados y reflejos con un espejo. Conservaba desde la infancia una exótica afición a coleccionar sombras chinescas y trazarlas en el mapa de su locura.

   Nuestras miradas y nuestros miedos se encontraron. Nos declarábamos en rebeldía por ser caracteres solitarios que tienden a desparecer en la oscuridad sin gesticular. Una mascarilla poética y cadavérica.

  Tan distantes como el inicio de la relación se disgregan por las rendijas de nuestras pupilas desgarradas de cerraduras y raíces siguen pernoctando entre el oxidado y tenaz material del deseo. En vano recorremos la distancia entre las últimas sospechas de estar solos porque comprendimos que ocupamos el vacío elaborando el desconcierto del silencio. Estas pasiones de servidumbre se confunden como un bastón para el corazón. Para la soledad,  delirio y osamenta. Ocurre, ciertamente, en la luz dañada del eco nocturno.

  Hace rato que conviene que el tiempo presente haga su aparición mientras nos limitamos a dibujar los contornos de la naturaleza muerta. Lucía me ofrece vino y me extasia mirando su carnosa boca roja.


  Toda la creación busca pareja en una soledad impar por un ancestral sentimiento febril. Transcurrimos interminablemente exterminados creando un idioma.

El Reencuentro #5

Esta religión es, al mismo tiempo, 
el fruto supremo de la civilización moderna 
y un fetiche de tacón.

Atiende a cada hombre
mientras cae a su abismo
de miserias
en la locura de amar
a un Dios extranjero.

Para crear en una lengua universal
la espina de cristo
con palabras vacantes
y creacionismo divino.

Lo que le cuentan a una


Confiando en que la oportunidad la pintan calva, no paraba de echar canitas al aire. Cuando se dio cuenta de que en realidad la pintan calma ya no supo qué hacer. Aunque no se le encendió ninguna bombillita, su cabeza pelona lo parecía. La electricidad es incompatible con el agua: había aprendido a no llorar, por su propio bien. Se dedicó el resto de su vida a buscar un enchufe en el que encajaran sus diez dedos.

El Reencuentro #4



Quizá sea una ley universal: 
a uno le espera el destino esencial de su vida 
en el lugar más trivial de todos.


Por eso,
reconocemos,
como  precisaba Martín Fierro,
que sólo el gaucho,
en su destino inconstante
vive errante donde la suerte lo lleva.

miércoles, 18 de septiembre de 2013

El Reencuentro #3






Hay ciertos aromas 
que nos sobrellevan
a poblar las sombras de luz...

VI. Sertralina








La noche se expande como un gato que busca definirse. Sufro una especie de amnesia generalizada y me duelen aquella partes preciadas con las que antes solías jugar. No hay ningún desarreglo que el clonazepam no pueda corregir en un breve lapsus de mística química.

  El poeta provoca con acero desnudo el lento consumo de la ceniza en decadencia donde domina el naufragio supremo y único del mástil. Hay suficiente oxígeno para que el humo del cigarro vaya reemplazando los ojos de los que no van a llegar mientras nuestras bocas aún ansían las venas cargadas de brisas y cien pájaros volando.

  Desordenadamente nuestros ojos están llenos de selva y son un manifiesto. El sudor cubre de tiempo los objetos de la habitación descomponiéndose, nombrando cada cosa, niebla a niebla golpeando de adjetivos los signos interrogativos de la pared.  Tan distantes como el inicio de la relación se disgregan por las rendijas de nuestras pupilas desgarradas de cerraduras y raíces, pernoctando entre el oxidado y tenaz material del deseo.


martes, 17 de septiembre de 2013

El Reencuentro #2







Ciertos resquicios proteicos
que reunifican los resquicios 
de células  anómalas
bajo la tela mesenquimal del neón... 

MUTANTES (II)



  El parentesco de todos nuestros antepasados resulta explícito y elocuente a través de estas breves horas frágiles que nos unen ramificándonos desde la palma de nuestras manos.

  Todo viaje es una vuelta sobre nosotros mismos por autopistas secundarias como una canción de gesta se pierde en sórdidos arrabales cimentándose en el tango famélico de Palermo-Bagdad.


  En este comercio carnal nos esperan con balas de plata dulce fundidas de arreglos dentales nuestros.

El Reencuentro #1






                                    En este comercio carnal 
                     nos esperan con balas de plata dulce
                   fundidas de arreglos dentales nuestros...

sábado, 14 de septiembre de 2013

El oasis



El beduino se arrastraba por el desierto, arengado por el quincuagésimo grado. No podría cruzar así todo el Sáhara, y lo sabía. Su turbante parecía una manopla sumergida en sudor, su manto iba haciendo ángeles en los médanos. Necesitaba una montura para llegar al otro extremo, necesitaba a su camello, su viejo camello de toda la vida, pero lo había perdido de vista. Habría vuelto -pensaba- a la duna en la que lo encontró, de la cual guardaba un vago recuerdo. Pero todas las dunas se parecían mucho, casi tanto como los edificios de una gran ciudad.  Se encaminaba a rastras, a gatas, de rodillas, rezando, humillándose, compadeciéndose, pegando puñetazos en el suelo que levantaban cegadoras nubes de humo. A la vuelta de una esquina de ese mundo sin ángulos la vio, a lo lejos, en la cima de una enorme montaña de arena: su fiel montura. Parecía una hormiga, un gusano agónico, retorciéndose, resbalando, dando traspiés mientras escalaba la última de las pendientes, que se le hizo larguísima. Cuando estuvo frente al artiodáctilo se hincó y besó la arena, tosiendo abundantemente, pues la tradición dice que cualquier animal que nos ayude a cruzar  el desierto debe ser venerado, aunque sea la más humilde de las bestias. El camello sonrió de oreja a oreja:

-Cuánto tiempo, Jim.

El beduino se agachó aún más.

-Oh, santo cuadrúpedo, permíteme cabalgar sobre tu lomo hasta el próximo oasis.

-Bueno, a ver qué tengo por aquí -el camello rebuscó en una de sus jorobas.- Mira, ¿qué te parece esto? Es mierda de la buena.

-Confío en tu infinita sabiduría.

-¿Quieres un consejo sabio? Mírate, das pena. Con ese turbante caído, esas ojeras, esos espasmos de pies a cabeza... De oasis en oasis nunca lograrás cruzar el desierto. Y menos si vienes a verme cada dos por tres.

-No tienes conciencia de lo duro que es. Vosotros estáis fabricados expresamente para resistir las duras condiciones de este lugar, pero nosotros necesitamos una ayudita. No todos somos iguales. Ya lo dicen las viejas leyendas: el Camello creó el Desierto a su imagen y semejanza por venganza hacia las otras criaturas.

-Cada vez deliras más. Eso que te metes no te hace ningún bien. Pero bueno, haz lo que quieras. Aquí tienes. Si ves que no te surte efecto pasada una hora, tómate dos.

-Gracias infinitas, santo cuadrúpedo. Toma estas monedas de oro como obsequio. Que todo vaya de perlas, si es que alguna perla encuentras en esta tierra inhóspita.

-Venga, venga, aléjate con discreción. Nunca se sabe.




El camello, en lo alto de su duna, silbó mirando hacia otro lado mientras el beduino rodaba ladera abajo.


viernes, 13 de septiembre de 2013

La Búsqueda #10






No hay ningún desarreglo
que el clonazepam
no pueda corregir
en un breve lapsus de mística química...


La Búsqueda #9


Hay suficiente sangre 
en el mundo 
para que te desangres...

miércoles, 11 de septiembre de 2013

MUTANTES (I)



Dos meses y doce días después de la muerte de la reina madre, su hijo depositaba flores azules en el mausoleo familiar. Inclinándose como de costumbre, rezó buscando respuestas a los ojos eventuales de testigos que no daban crédito de su fortuna ante tal inesperado encuentro.


Entre la multitud un valiente advirtió:
Príncipe mío, ¿tienes ataúd?

ALICIA Y LOS LOBOS



Desde los quince Caperucita ve a los lobos 
de otra forma.

La Búsqueda #8



Difícil transformar
la hegemonía de pensamiento recurrente
cuando lo único constante es el cambio...

La Búsqueda #7



Todo se curva
y el tiempo es cuestión de semántica...

martes, 10 de septiembre de 2013

LA PÍCARA DEL RECLINATORIO

La pícara del reclinatorio acude todos los domingos a misa como una buena cristiana. Atiende los sermones de Juan, el sacerdote, con una ilusión y un esfuerzo casi divino. A la pícara la conocen todos los lugareños por su fidelidad a la santa iglesia, su generosidad en el cepillo, y claro está, su asiduidad a la casa del señor, que no vio mujer igual desde tiempos de Alfonso XIII.

Es conocida también la pícara por ser la mujer más escrupulosa de la región, con comportamientos tan pulcros como extraños.

Era tal la obsesión por la limpieza de la vieja mujer, que mandó a pedir un reclinatorio para uso exclusivo, a una tienda de la capital.

Desde entonces es habitual ver a la buena pícara, bajar la cuesta real y girar en la calle del Pilar con su reclinatorio bajo el brazo. Camina lentamente pero sin pausas al canto mudo de una copla.

Los vecinos cada vez más numerosos, se agolpan en las calles para ver cómo aparece la pícara que parece ajena a todo. Es inconcebible para una mujer de su edad caminar con esa carga y ese tesón, si no fuera por gracia divina. Y es que no tiene más remedio ¡Un auténtico milagro!

La pícara del reclinatorio se siente feliz en su penitencia, tanto que el otro día fue a hablar con Juan, el párroco del pueblo, tras meditar durante tres noches de insomnio:

- Dígame señor Don Juan que si para mi llevar el reclinatorio no es un mal sino todo lo contrario ¿No pudo ser feliz nuestro señor Jesús llevando su calvario?



I COME TO SMASH THIS TIME

(I)

A- ¿Qué pensarán de ti fuera de esta condenada penitenciaría?

B- "Si no se arrastra en sus sucios barruntos sin horizonte entonces es que estará en plena forma" (Risas)

A- ¿No te has sentido inerme en tu obligado claustro?

B- Verás, no voy a mentirle a nadie, no me he ensuciado nunca el traje ni lo he hecho ahora. 

A- ¿Pero... no te ha afectado lo más mínimo?

B- Por desgracia, no se abandona Vietnam en un sólo día. Ahora, en la frontera, uno puede tomar asiento para valorar lo que deja atrás, recomponerse física y mentalmente, dormir bien y desayunar mejor.

A- Han transcurrido unos meses sin la menor noticia tuya. Se ha barajado una posible enfermedad e incluso se te dio por muerto:

B- Han sido unos meses de máxima creación, para ello nada mejor que una buena inestabilidad emocional o una reclusión. Nunca estuve enfermo. Vuelvo con nuevo material y muchas ganas. Dos nuevas obras de teatro dan crédito a mis palabras "Vicio pegamoide" y "El firme de la nación".

A- ¿Vuelves para quedarte?

B- Vuelvo para no irme.

_______________________________

La chica que se robó el mundo.


Uno florece artísticamente a los doce
y el resto del tiempo
aguanta las notas...

La Búsqueda #6


Cada cual
tiene 
su propio accidente de moto
en el bocho...

La Búsqueda #5



¿A qué grado de mendicidad
y bajeza intelectual
hemos llegado como nación?

La Búsqueda #4


En todo español
hay un pozo de melancolía 
insondable...

"El Yugo Eléctrico de Alicia"





Alicia mirabilis (Johnson, 1861)







Creo que es hora, en mi centésimo primera entrada, de esclarecer por fin los misterios que rodean a la enigmática "Alicia" y a ese extraño "Yugo Eléctrico" que la oprime. Según el testimonio de uno de sus supuestos autores, Álvaro Castilla (no reconocido por la cúpula dirigente), esto es lo que sucedió: 



" [...] cerveza en mano, muchas voces clamaban distintos nombres, cada uno contenedor de cierto grado de sórdida y absurda frivolidad, así que aparté los labios de mi birrus vulgaris y me sumé al cacareo con tal tino que puse punto y final a la batalla de egos con la unión de sencillos morfemas: yugo, eléctrico, dealicia. Al final los cedí y tal, por cortesía y, por qué no decirlo, algo de miedo [...] Obviamente, sabíamos que la simbología no es otra cosa que el óxido del absurdo"



Yo defiendo una versión menos prosaica. Y ya que hablamos de herrumbre, a los clásicos me remito. "Aletheia" (ἀλήθεια) es "verdad" en griego. Si tenemos en cuenta que flotamos en pleno piélago internáutico, ¿cuál puede ser su Yugo Eléctrico?  Sin duda cualquiera de esos trastos zombificadores que esclavizan a las juventudes, conectando feisbuc, tuiter, guasap y demás propagadores de bulos, rumores, mentirijillas, noticias falsas y otros atentados contra la Objetividad. Esos frascos que, bajo seductores etiquetas de "bébeme" o "cómeme" amplifican sandeces hasta el paroxismo o minimizan a su antojo la información que no les conviene. Esos que contienen cianuro pero que nos hacen exclamar, como cantaba otra famosa Alicia, "I don't wanna break these chains".

Alicia, alicaída y alienada, necesita alicientes, alivio, aliento, alimento alígero, aliño (o alioli) para alicatar sus aldabas y no ser alcanzada por alígators, alienígenas, alimañas, alisios, alucinados, alquitrán, alcantarillas, alemanes alcohólicos y alimoches al alimón. ¿Cuál es la alternativa, cómo librar a Aletheia de estos cepos para lobos, cómo ahuyentar de la Verdad la amenaza de una democratización mal planteada del conocimiento, como la que abanderan las llamadas nuevas tecnologías? 


En vasco, Aitz es "piedra" o "peña" y, en multitud de lenguas, "Al" o "El" designa a Dios (en euskera, sin ir más lejos, "Ahal" es el poder). Al-aitz, semejante a la Alize vasca, resultaría pues la "piedra de Dios" (lo que los hebreos llaman "Beth-El" o "casa de Dios"). Del mismo modo, en Francia la palabra "aise" remite a gruta, según Louis Charpentier por antífrasis con respecto a lo anterior. "Al-aise" es por lo tanto la "cueva de Dios". Pero, ¿en qué lugar geográfico se encuentran esa piedra primigenia, esa casa celestial y esa cueva más profunda que todas las demás? ¿Dónde mora lo verdadero, dónde habita la divinidad? 

Pues en el norte de España hay una sierra llamada Sierra de Alaiz.  Y en Francia hay una comuna llamada Chaise-Dieu en la que algunos estudiosos ven la sombra del "aise-dieu", otros de una casa dei

¿Qué vía une la Chaise-Dieu con la sierra de Alaiz? El primitivo Camino de Santiago, propósito del equipo de redacción del Yugo para este septiembre. Pero es sólo un ejemplo. 

Y es que la única solución para liberarse del Yugo Eléctrico es tan simple como salir a que nos dé el aire, darse un garbeo, un voltio, peregrinar, deambular, callejear, pendonear y pindonguear, errar, extraviarse hasta encontrar un sitio en el que uno se sienta a gusto (à l'aise, en francés). Que las noticias no nos lleguen de ninguna parte (la utopía). Dejar de creer que el humor son los vídeos chorras, las noticias una línea editorial y el ser humano la piltrafa adicta al entretenimiento que reconocemos en familia y allegados. 

Al principio de Las aventuras de Alicia en el País de las Maravillas (1865) de Lewis Carroll, la protagonista se encuentra con su hermana mayor sentada junto a un río. El río simboliza el fluir del mundo, la hermana el miedo a la realidad, enclaustrada entre las páginas de un libro en lugar de contemplar un bello paisaje. Alicia, vaticinando el sujeto contemporáneo, se aburre porque la ribera no la entretiene, pero tampoco le satisface la lectura de su hermana («y ¿de qué sirve un libro —se preguntaba Alicia— que no tiene diálogos ni dibujos?». No sabía que el futuro estaría dominado por un libro que sólo constaría de diálogos y dibujos, aquel que llaman "el Caralibro".) 

La realidad no es suficiente para ella, pero tampoco los sustitutos o suplementos artísticos o literarios. Hay que crear una realidad alternativa. Es entonces cuando se le aparece el Conejo Blanco, para dar el salto al mundo virtual. Allí Alicia/Aletheia/la Objetividad sufre incesantes atentados. Utiliza frascos, abanicos y pasteles que alteran su aspecto y dimensiones. Navega por la web (un sugerente mar de lágrimas) guiada por un ratón (hardware) y cuando llega a tierra firme se encuentra con bestias antropomorfas que nos recuerdan la lamentable animalización psíquica producida por la sobreexposición a las nuevas tecnologías. Entre ellos se cuentan un loro (copy-paste) o un dodo (ave antaño extinta, hoy revivida por los laboratorios que sintetizan los bulos de Internet)

Los equívocos, juegos de palabras, criaturas inexistentes (grifo, falsa tortuga, lacayo rana...) se siguen sin cesar. Lo banal, lo trivial, lo doméstico es amplificado hasta adquirir un peso inusitado, como en la escena del cachorro gigante. Por otro lado, las situaciones y emociones elevadas de la vida son parodiadas, ridiculizadas, esquematizadas (véase el Gato de Cheshire, primer emoticono del que se tiene noticia). Alicia llega al punto, sumergida en este barullo indecible, de olvidar quién es, de perder su humanidad, su individualidad, como refleja el encuentro con la Oruga Azul. Luego cuidará a un niño-cerdo y tomará el té con los compinches del Sombrerero Loco. El primero muestra lo que sucede tras la exposición a páginas eróticas en edades tempranas, los segundos representan un grupo de amigos de la era post-4chan. El Sombrerero es el cerebro, la Liebre de Marzo su mano derecha, el Lirón el tontito con el que se meten todos. Inmerso cada uno en su delirio solipsista, los convidados abundan en repeticiones cansinas, historietas y acertijos tontos y cargantes, se intercambian los sitios para hacer parecer que son más y cuentan el primer chiste de humor meme de la historia.  

Más tarde, Alicia jugará al croquet con la reina, codeándose con la crème de la crème: las nuevas tecnologías permiten creer que uno tiene una presencia pública semejante a la de los líderes de opinión, que su indignación tuitera llega a las masas, que enardecer un muro de feisbuc le garantiza un peso social que en realidad no existe. Los personajes de esa escena son figuras de la baraja francesa, del palo de los corazones. Las figuras de la baraja representan la jerarquización social, y los corazones indican la intención de satisfacción y consolación socioemocional (más que intelectual o espiritual) que se proponen las nuevas hegemonías. La niña, pese a estar jugando con vulgares cartas, representaciones, dibujos, cree tratar con la realeza, como tantos comentaristas incendiarios cuyos gritos de indignación se pierden entre millones de voces semejantes.

Finalmente, Alicia es mandada decapitar en el juicio de las tartas porque, en la obsesión por lo instantáneo que caracteriza a la sociedad actual, se decide aligerar el juicio y emitir la sentencia antes que el veredicto. La Verdad va a ser asesinada por el absurdo descontrolado, y reinará la Mentira para siempre. La manda ejecutar la propia Reina, lo cual nos sugiere que la aparente inocuidad de Internet no impide que responda a los intereses de las clases dominantes, que buscan mediante la adicción a las redes sociales la aniquilación vital, moral y espiritual de las futuras generaciones de asalariados. 

Pero la pequeña Aletheia, suertuda que es ella, se zafa de ese ensueño terrible, brotando para nosotros un rayo de esperanza. Consigue despertar porque le caen sobre el rostro hojas de un árbol. La naturaleza reclama lo que es suyo y ella, inconsciente del simbolismo cibernético de su historia, sale corriendo por los verdes prados ingleses a tomar un té vespertino, mientras la hermana mayor aparta su libro y cavila sobre las recientes aventuras de la pequeña. Pero tras fantasear y medio alucinar un rato acaba archivándolas ¡oh, sabiduría decimonónica!  como un síntoma de esa rara enfermedad -crónica o transitoria, según personas y épocas- llamada infancia. 





lunes, 9 de septiembre de 2013

La Búsqueda #3



Ninguna revolución triunfó
sin derramamiento de sangre.

Todo cambio,
o es verdaderamente espiritual,
o no lo es.




domingo, 8 de septiembre de 2013

En defensa de Ana Battle



Esto era un país que tenía políticos que no les representaban. Políticos mangones, parásitos, analfabetos, feos, malos y tontos. El mayor símbolo de su incompetencia era su pobre dominio de los idiomas: reflejaba incultura por un lado, y, siendo algo de fácil aprendizaje (mucho más, al menos, que la "moral" o la "virtud política"), demostraba un desinterés notable en cuanto a estar preparados para representar a un país. Era uno de los principales motivos de recochineo del pueblo llano, que no concebía cómo podían haber llegado tan alto semejantes incompetentes.


!Ha dicho "a cap of café con leche", qué tonta! ¡No sabe que se dice "cúp"!

¡Mira que escribir "a cup" sin h! 




Menos mal que el sistema estaba a punto de irse al garete, porque eso es lo que sucede cuando los políticos no representan a la gente.


viernes, 6 de septiembre de 2013

Intolerancia




La nave se estropeó y cayó en picado. El extraterrestre intentó controlar el cachivache, pero los controles no respondían. Se estrelló en medio de un bosquecillo. Lo encontraron unos chavales que jugaban al 1, 2, 3  en un claro cercano y, tras uno de esos pavorosos episodios de incomprensión intercultural que surgen en casos así, se puso el idiopinganillo y consiguió que se congraciaran con él y lo llevaran a su casa en el pueblo, atando la nave al remolque de una de las bicis. Tras otro lamentable episodio de etnointransigencia instintiva, los padres le permitieron quedarse a dormir en el trastero. Poco había allí de utilidad: nada de holosables, martemartillos o metacola, sólo el instrumental tosco del más primitivo de los Pueblos Estelares. Lo más avanzado, alguna llave inglesa de las que necesitan un martillo para ajustarse (y no tenían martillos, by the way).

Así que la reparación se prolongó más de lo esperado, pues tenía que fabricar en primer lugar el instrumental y luego arreglar la nave. A esto se sumó un problema de primer orden: era incapaz de soportar la comida. Beber sí que bebía cantidades astronómicas de agua o cerveza (aunque sólo la toleraba muy fría), pero al menor contacto con sus alimentos los regurgitaba de forma harto desagradable para el resto de comensales, que aprendieron a no avisarle a la hora de comer para su fracasada intentona diaria. Probaron toda clase de materias primas, todas las técnicas de elaboración que sabían, pero fue en vano. Él no daba crédito a sus arcadas, pues su cicloenciclopedia le aseguraba que la gastronomía del tal Planeta Tierra (nombre local) era perfectamente compatible con su metabolismo. Se preguntaba si sería problema suyo, algún componente microscópico que su organismo fuera incapaz de asimilar, mientras, día tras día, iban menguando sus ultralorzas de recarga nutricional. Cuando se agotaron adelgazó a la mitad, se volvió incapaz de andar y no duró más de una semana, en la que trató desesperadamente de reponer el primero de los muchos tornillos que le faltaban a su nave, hasta que el reponetornillos atómico que había fabricado con una tetera y dos hélices se escacharrara a mitad de camino.

Dedicó sus últimas palabras a agradecer a la familia su hospitalidad y a prepararlos por si a otro de sus Hermanos le sucedía lo mismo. Les pidió que guardaran la nave y todos sus papeles, que  hicieran una lista de todos los alimentos que recordaran haberle suministrado y que le comunicaran al nuevo que la cicloenciclopedia estaba equivocada sobre la compatibilidad con la cocina local, que probara con otras cosas que no estuvieran en la lista por si las moscas. Por último les dijo, previsor, que en caso de que su X-GPS se estropeara, como había estado a punto de sucederle a él, informaran al hipotético visitante de que el lugar donde había dado con sus huesos era una tal Inglaterra (nombre local) y que, por lo demás, era un sitio muy apacible.


jueves, 5 de septiembre de 2013

La Búsqueda #2




Quizá la vida 
no era aquel cáliz
de néctar infinito que esperábamos
y tal vez
nuestros cuerpos indefensos
están tan huérfanos
que solo aguardan el hallazgo de la muerte...

Making-of (III): Kino Glaz...'Ad hominem'.

1ºRoma (2004) -  Adolfo Aristarain



 

2º El topo (1970) - Alejandro Jodorowsky



 

3º Star Wars: Episodio V - El Imperio contraataca (1980) - George Lucas



 

4º King Kong (1933) - Merian C. Cooper



 

5º Excalibur (1981) - John Boorman



 

6º Érase una vez América (1984) - Sergio Leone



 

7º El gran dictador (1940) - Charles Chaplin



 

8º ¡Átame! (1990) - Pedro Almodóvar



 

9ºUna noche en la ópera (1935) - Sam Wood



 

10º Mr. Nobody (2009) - Jaco Van Dormael



V. Sertralina.

  





  Dicen que existe la paz en los verdes campos del Edén y que debes morir para averiguarlo. Porque la realidad y el deseo rara vez se miran a los ojos a la vez. El ser humano está con la carta echada viéndolas venir. El primer error mortal fue intentar llegar a la Luna. Sólo somos trenes de cristal en cualquier apeadero.

  El Armagedón se ha aplazado, es tiempo de auténticos héroes, verdaderos combatientes de las colinas en Vietnam. Considerables pistoleros de la selva cosmopolita que enfundan las AK-47 para acabar con el francotirador escurridizo.

  Yo no soy el resto que dibuja el carmín de tus labios ni aquel extraño nombre que rumia tu alma sumisa. Hundirme en la delicia sutil del horror tras la frescura del crepúsculo latente se antoja un abandono apacible.

  Hasta el exilio inútil resplandece el vuelo de la transparencia. Repuchado en el banquillo es gozoso ver cadáveres pasar frente a la puerta de mi hogar aristócrata. Incólume e intacto nunca se duerme seguro de hacer lo correcto.

  Pasar la vida negando la propia condición de diletante no deja de resultar paradójico en un funambulista profesional. Jamás se planea para uno mismo el mito del equilibrista-autista solitario y nocturno recostado a la sombra cambiante de una mujer soleada.

  Nada me espolea. Nada me interesa. Tal vez sea hora de reconocer que quizá la vida no sea aquella perla reluciente que imaginaba.


Sé que lo que soy y lo que tengo sólo serán sombras.




Licencia Creative Commons
El Yugo Eléctrico de Alicia se encuentra bajo una LicenciaCreative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 España.